Nuestro cuerpo solo necesita 15 minutos de sol al día para sintetizar la vitamina D